3 Abril, 2016

PASCUA 2C 2016 


La fiesta de la Pascua sigue manifestando entre nosotros la presencia de Jesucristo Resucitado, y su pretensión de encontrarse con cada uno. 
El hecho de creer supone toda una dinámica que cambia y mueve la vida del creyente que ha decidido asumir la fe. 
Y los domingos de la pascua son especialmente indicados para celebrar los cristianos el gran júbilo de la resurrección. Tendremos que cantar con especial entusiasmo el Aleluya, que es un canto de alabanza y una aclamación, toda una expresión de la alegría de la pascua.
Juan Pablo II instituyó, en toda la iglesia, la fiesta de la Divina misericordia, en este segundo domingo de pascua. Jesús resucitado ha de manifestar a cada uno de los bautizados, y a todo el mundo, la gran misericordia de Dios. En esta misma línea, el papa Francisco ha promulgado una bula para que este año sea, precisamente el jubileo de la misericordia. Y nos invita a peregrinar, en busca de esta misericordia de Dios, frente a tanta violencia, lucha, indiferencia y pecado. Un día, pues especialmente indicado para buscar la santa misericordia que nos reconforta. Él se atrevió a decir, con toda claridad, que en cada diócesis, como fruto de este jubileo, debería surgir en cada diócesis una escuela, un hospital, una casa de necesitados… porque "la fe que no toca las llagas del Señor, no es fe.
La primera lectura hoy nos muestra al Espíritu Santo como el motor de la expansión de la fe en la primitiva comunidad.
El libro de los Hechos recuerda cómo el anuncio de Cristo Resucitado se lleva a cabo en ambiente hostil, en medio de grandes dificultades, gracias a hechos extraordinarios, que expresaban la misericordia, y a la predicación de los apóstoles. Y la razón que ellos veían estaba en que la propia comunidad era movida  por el Espíritu Santo, estaba centrada en Cristo y en la misión que él les encomendó.
En la escena que describe el evangelio que hemos escuchado, a pesar de la cerrazón de los discípulos, de su miedo, muestra a Jesús Resucitado que se cuela en medio de ellos. Les saluda con la paz. Se identifica con sus manos y costado heridos pero restañados y luminosos, y exhala sobre ellos su propio Espíritu que les perdona y los envía a ser multiplicadores del perdón. Y es que las llagas son esenciales en nuestra vida de fe.
Para los que somos iglesia, comunidad de creyentes, bueno es  tomar conciencia de esto: los discípulos, y todos los creyentes, son invitados a pasar del miedo a la alegría, del estar cerrados al ser enviados, del no-ver al ver, del ver al creer, del creer al vivir. Nada queda igual después de la Resurrección. 
Tendremos que recordar también que Cristo Jesús, mostrando las llagas a Tomás, invitándolo a "tocarlas", les  regala bondadosamente las primicias de su Pascua: el don de la paz y el don del Espíritu Santo con el perdón de los pecados. Jesús es el crucificado pero también el Mesías, el Señor. Nuestra vida ha de estar radicada en él, y ha de constituir la causa de nuestro envío, de la misma manera que Él fue enviado por el Padre. Cristiano, estilo de vida de Cristo, desde unas llagas que son misericordia, y envía a ser misericordiosos.
Y, por último, se nos invita a reconocer la misericordia de Dios: Padre que envía, Hijo y Señor que pacifica, Espíritu Santo que perdona los pecados. Tanto dinamismo de amor de Dios suele chocar con la excesiva modorra espiritual que acompaña a quienes creemos. "¡Paz a vosotros!”. Y esa paz, que es un don del Resucitado, se vuelve nuestra tarea como discípulos. La paz puede llamarse, en este Año Jubilar, misericordia. Somos enviados a restañar con el bálsamo de la misericordia las heridas de este mundo tan herido por la violencia y los desencuentros. Este evangelio se ha escrito para que creamos en Jesús y para que por la adhesión a él nuestra vida sea fecunda, la haga más plena, más digna, colmada de la dicha de Dios. 




1 - 1 de 1
 

Ultimas noticias   


DOMINGO V CUARESMA 17 

-Abril 02, 2017

DOMINGO IV CUARESMA 17 

-Marzo 26, 2017

DOMINGO III CUARESMA 17 

-Marzo 19, 2017

DOMINGO II CUARESMA 17 

-Marzo 12, 2017

DOMINGO I CUARESMA 17 

-Marzo 05, 2017


Archivo

abril 2017

marzo 2017

febrero 2017

enero 2017

diciembre 2016

noviembre 2016

octubre 2016

septiembre 2016

agosto 2016

julio 2016

junio 2016

mayo 2016

abril 2016

marzo 2016

febrero 2016

enero 2016

diciembre 2015

noviembre 2015

octubre 2015

septiembre 2015

agosto 2015

julio 2015

junio 2015

mayo 2015

abril 2015

marzo 2015

febrero 2015

enero 2015

diciembre 2014

noviembre 2014

octubre 2014

agosto 2014

julio 2014

mayo 2014

abril 2014

marzo 2014

febrero 2014

enero 2014

diciembre 2013

noviembre 2013

octubre 2013

septiembre 2013

agosto 2013

julio 2013

junio 2013

mayo 2013

abril 2013

marzo 2013

febrero 2013

enero 2013

diciembre 2012

noviembre 2012

octubre 2012

septiembre 2012

agosto 2012

julio 2012

junio 2012

mayo 2012

abril 2012

marzo 2012

febrero 2012

enero 2012

diciembre 2011

noviembre 2011

octubre 2011

septiembre 2011

agosto 2011

julio 2011

junio 2011

mayo 2011

abril 2011

marzo 2011

febrero 2011

enero 2011

diciembre 2010

noviembre 2010

octubre 2010

septiembre 2010

agosto 2010

julio 2010

junio 2010

mayo 2010

abril 2010

marzo 2010

febrero 2010

enero 2010

diciembre 2009

noviembre 2009

octubre 2009

septiembre 2009

agosto 2009

julio 2009

junio 2009

mayo 2009

abril 2009

marzo 2009





administrador